Paradoxografías de la actualidad

Desde que la tecnología nos ha proporcionado la posibilidad de comprender el mundo a tiempo real, desbordados de información, convivimos con la posverdad y las «fake news».

Sea el sino de nuestra era, pero tampoco hay que exagerar: medias verdades, propaganda, o mentiras, siempre las ha habido, por no decir que en una sociedad de la información la verdad está siempre sesgada por el medio que la expone.

Ahora bien, y como decía Aldous Huxley, hay una diferencia entre la propaganda y la opinión con pretensión de veracidad, y esta diferencia es, precisamente, nuestra reacción: la primera conmueve las emociones con la intención de dirigir nuestro interés contra un objetivo; la segunda apela a la reflexión con la intención de llegar a una mayor comprensión del problema. Huxley recomendaba descartar las primeras siempre, y basarnos en las segundas.

El propio emperador, el POTUS, Donald Trump, también es consciente de las expectativas que generan sus declaraciones cuando estas se basan en creencias u opiniones «frívolas».

Pero la posverdad ya estaba aquí (sólo le hemos cambiado el nombre a lo que en un mundo separado por bloques llamábamos propaganda). La diferencia, empero, está en qué hacemos hoy con ella.

Podemos usarla como entretenimiento, y gozar con una representación de un mundo difícil de concebir:  conspiranoias, leyendas urbanas, rumores, etc. En este sentido no hay nada nuevo bajo el sol ya que la sociedad sigue necesitando de chismes, rumores y escándalos, verdaderos, falsos o estadísticos, para asombrarse o fingir asombro, con el fin de satisfacer su sistema de valores.

Esta necesidad cultural, en realidad, es tan sana y antigua como los primeros relatos que aquellos antepasados del paleolítico debieron relatar a sus congéneres. En tanto que seres sociales necesitamos compartir una representación del mundo que llene el sentido de nuestra existencia y de nuestras necesidades personales; representamos ficciones por necesidad, hasta que la filosofía y la ciencia separaron el dóxa de la episteme, es decir, la opinión del saber, y posteriormente hemos seguido representando ficciones, a sabiendas de que lo eran, con mayor o menor grado de certeza.

Este arte de la ficción o literatura, alcanzó un interés mayor durante el complejo mundo helénico, tras la expansión griega y romana: el mundo de entonces se globalizó y el límite mental de la población ya no fueron las murallas de la ciudad o los montes del horizonte, sino una imago mundi tan extensa como exótica. En este sentido el helenismo se parece al mundo global.

La paradoxografía se consolidó como un género literario «menor»: relatos de las opiniones o creencias al margen de los «hechos», o como decir el arte de relatar de oídas sucesos dados por verídicos sin ser comprobados. En general, se suele asociar a los relatos fantásticos helenísticos, literatura de viajes, rumores, folclore o las leyendas urbanas de entonces. Sin embargo, la paradoxografía abarca todos los aspectos como el tipo de sociedad, costumbres, comidas, fenómenos geológicos, etc.

Seguimos siendo aquella especie paleolítica que fabulaba y se dejaba asombrar por lo posible y lo imposible. Por ello, la gracia de leer paradoxografías entonces no tuvo que ser tan diferente a la de las conspiranoias y especulaciones pseudocientíficas de hoy. Por ello, quien no sabe disfrutarlas, no sabe disfrutar de un relato de ciencia ficción, fantasía o terror, más cuando uno de los rasgos de estilo es sobretodo la «presunción de veracidad del narrador»; el goce nos viene de aquellos instantes en que consideramos lo leído como real por el hecho de ser leído, antes de entrar a analizarlo.

Durante esta cuarentena se ha viralizado la opinión de que el Covid-19 fue creado en una corporación China de biotecnología en Wuhan, epicentro de la pandemia, con un logo parecido a la de «Resident Evil».

Entonces, como ahora, la ciencia estaba en su apogeo. Los relatos asombrosos por increíbles que fueran pretendían ser veraces, y como hoy, al escucharlos o leerlos, entramos a formar parte del relato. SI lo hacemos con el objetivo de entretener la imaginación, fantaseamos y nos evadimos, ago parecido a como suele ocurrir cuando prestamos atención a un programa televisivo sobre hechos sobrenaturales o una novela de fantasía; claro que si creemos que no es una ficción, y si no pretendemos que sea cierto, es decir, si no «jugamos» a que sea real, no solo no podremos gozar sino que nos pondremos en contra por pretender usurpar nuestra representación.

Luciano de Samósata en el s. II dC escribió Historia Verdadera, para reírse de la popularidad del género, algo así como un Quijote helenístico, mediante el uso de la hipérbole y la sátira, y ese mismo recurso de «pretensión de veracidad» junto con la cita de autoridad contra aquellos narradores a quienes quería criticar; pero aunque Luciano criticaba a quienes pretendían dar por verídicos los argumentos de autoridad o los hechos de los poemas de Homero, sabía muy bien lo qué hacía: en su justificación da a entender que este tipo de género es un entretenimiento «no reñido con las Musas», «relaja la mente», es «delicado» y «gracioso».

Pues bien, nada nuevo bajo el sol. Ya sea mediante la conspiranoia, fakes new, el rumor o el mockumentary, seguimos satisfaciendo nuestra sed de creer, de comprobar la actualidad de nuestras creencias y valores, aunque sea con mentiras, o de pretender que lo hacemos y dejarnos asombrar, aunque sea por unos instantes. Hoy pasamos gran parte del día tuiteando, retuiteando, o reenviando sucesos de oídas, no comprobables, viralizando ficciones en un mundo global, agrandando la cadena del asombro hasta ver donde llega, esperando que sea lejos.

Me pregunto si con ello, no solo satisfacemos nuestra mera curiosidad, o prentendemos que lo hacemos, sino también esperamos que alguien se la crea para así poder reírnos de él (o con él), como ya hizo en su momento Luciano de Samósata, o Jonathan Swift, o como Jaime Altozano en el reciente documental sobre Mozart.

Se puede ver el documental de Jaime Altozano en el siguiente enlace:Por qué Mozart no usaba el Si Bemol?

Tal vez, él único problema sea cuando por ignorancia o miedo dejamos que estas narrativas substituyan los hechos, sobretodo cuando van dirigidas «visceralmente» contra alguien, lo cual no es muy diferente de la propaganda.

A continuación os dejo algunas de las paradoxografías extraídas de PARADOXÓGRAFOS GRIEGOS, rarezas y maravillas. ED. GREDOS, Madrid, 1996. (entre paréntesis hay algunas anotaciones personales).

ARQUELAO, médico de Tolomeo IV

…en Libia algunos mulos heridos o extenuados por la sed son abandonados en gran cantidad como si estuvieran muertos. A menudo un gran número de serpientes se lanza a comer su carne y cuando oyen el silbido del basilisco desaparecen rapidísimamente y se ocultan en sus cubiles o debajo de la arena. El basilisco llega al lugar y con toda tranquilidad se da un festín, luego se marcha y se aleja silbando. Y el basilisco señala el lugar de los mulos y del banquete que ellos le han proporcionado, según el dicho “ante las estrellas”.

ARQUELAO Y ORFEO

…las flechas extraídas del cuerpo, si no tocan tierra, para quienes están en el lecho hacen las veces de filtro amoroso… La epilepsia se cura ingiriendo la carne de una bestia muerta por la misma espada con la que se ha dado muerte a un hombre.

ORFEO

El tobillo es la sede principal del deseo

MÍRSILO, sobre la tumba de Orfeo

En Antisa, en el lugar en el que los habitantes del lugar, según cuenta la leyenda, enseñan la tumba de la cabeza de Orfeo, los ruiseñores trinan de forma más armoniosa que los demás. (los lesbios pretendían poseer las partes más importantes de Orfeo y haber erigido un santuario en la isla. La cabeza y lira de Orfeo, arrojados al río Hebro, habrían ido flotando hasta Lesbos mientras cantaba la cabeza).

AMELESÁGORAS de Atenas

Ninguna corneja se acerca volando a la acrópolis y nadie puede decir que lo haya visto. (la causa es mítica: ver el mito de Erictonio)

ANTÍGONO

En Cranón de Tesalia afirman que sólo hay dos cuervos; por ello, precisamente, sobre las tabillas de hospitalidad que llevan inscrita la marca distintiva de la ciudad, como es costumbre que se añada entre todos, hay inscritos debajo dos cuervos sobre un pequeño carruaje de bronce a causa de que nunca puede verse un número mayor. El carro está colocado al lado por la razón siguiente -pues incluso esto parecería extraño-: tienen un carro de bronce consagrado, que, cuando hay sequía, agitándolo suplican agua al dios, y afirman que esto se cumple.

Afirman que el rey de los escitas tenía una yegua noble; y le llevaron a ésta un potro que había nacido de ella, para que la cubriera, pero éste no quiso; así, después de taparla trajeron a la yegua y el potro la montó, pero una vez descubierta, al verle la cara escapó y se arrojó por un precipicio

En Caria tras haber sido capturado un delfín y haber recibido numerosas heridas, una multitud de delfines se presentó en el puerto en su ayuda hasta que el pescador lo soltó.

La llamada estrella de mar es tan ardiente que, cualquiera de los peces que toca, al momento queda cocido del todo

La salamandra apaga el fuego

Las cejas rectas, señal de molicie; curvadas hacia la nariz, de dureza; y hacia las sienes, de burla y disimulo.

Los ángulos de los ojos carnosos, signo de maldad; las orejas medianas, del mejor carácter; en cambio, las grandes y prominentes, de necedad y charlatanería.

LICO

En la isla de Diomedes las garzas, cuando se las desvía hacia esos lugares, no sólo se dejan tocar por los griegos, sino que incluso volando hacia ellos se dejan envolver en su regazo y mueven la cola en gesto de amistad… Y se cuenta algo similar por parte de los indígenas, que los compañeros de Diomedes se transformaron en la naturaleza de esas aves.

NINFODORO

En Sicilia está la ciudad de Adrano, y en esta ciudad un templo de Adrano, una divinidad local, y afirma que éste se hace ciertamente visible. Hay unos perros sagrados; y son servidores y ministros de él, superan en hermosura los perros molosos e incluso también en tamaño, y su número no es menor de mil. Así estos, durante el día, saludan y acarician a los que entran en el templo y se acercan al bosque sagrado, bien sean extranjeros o nativos; pero de noche, a los que ya están borrachos y van dando tumbos por el camino, estos, conduciéndoles a la manera de guías o conductores, les llevan con gran amabilidad, mostrándoles el camino de su casa a cada uno. Inflingen el castigo suficiente a los que hacen en este estado cosas inconvenientes: pues saltan y les desgarran los vestidos y les dan una lección hasta este punto, pero a los que intentan robar los despedazan de la manera más cruel.

En África existen familias que practican la brujería y con cuyos encantamientos desecan prados, hacen marchitar árboles y hacen perecer niños.

TEOPOMPO

Se dice que Epiménides el cretense fue enviado por su padre y por los hermanos de su padre hacia el campo para que trajese el ganado a la ciudad; pero, como le alcanzó la noche se alejó del camino frecuentado y se puso a dormir cincuenta y siete años. Sucedió que en el tiempo intermedio los familiares de Epiménides murieron; él, en cambio, cuando se hubo despertado del sueño buscó el ganado por el que había sido enviado y, como no lo pudo hallar se dirigió hacia el campo -pues suponía que se había despertado en el mismo día en el que le parecía que se había dormido-, y al encontrar que el campo estaba vendido y los aparejos cambiados partió hacia la ciudad. Y cuando entró en su casa, a partir de ese momento comprendió todo, incluso también a lo que se refiere al tiempo transcurrido, por lo que desapareció. Dicen los cretenses que tras haber vivido ciento cincuenta y siente años murió.

En el país de los tracios agrieos existe un río llamado Ponto, que arrastra en sus aguas piedras en forma de carbón; y éstas, si se les prende, cuando se les aventa con abanicos no arden, en cambio si se les moja con agua arden. Y ningún animal puede soportar su olor.

De acuerdo con los magos, cada uno de los dioses (Ormuz y Arhimán) debe por turno dominar y después ser dominado durante tres mil años, pero durante otros tres mil años deben luchar, guerrear y cada uno deshará las acciones del otro, hasta que finalmente Hades tendrá la peor parte, y los hombres serán felices: no tendrán necesidad de alimento y no proyectarán sombra; el dios que ha producido este resultado permanecerá entonces inactivo y reposará durante un tiempo, en general no muy largo, como si correspondiera al descanso de un hombre (se refiere al mazdeísmo, religión persa del siglo VII a.C., de Zarathustra, hasta la llegada del Islam).

APOLONIO

Se refiere que Aristeas de Proconeso tras haber muerto en el taller de un batanero de Procones, en el mismo día y a la misma hora fue visto por muchos en Sicilia enseñando letras. Por lo que, como le sucediera lo mismo en numerosas ocasiones y se hiciera visible a lo largo de muchos años y con frecuencia se apareciera en Sicilia, los sicilianos le construyeron un templo y le hicieron sacrificios como a un héroe. (refiere otros personajes que después de muerto se aparecen con prediciendo lo que iba a acontecer, como son Hermónito de Clazómenas, adivinos hiperbóreos como Ábaris, que predecía todo tipo de catástrofes, Ferécides, y Pitágoras, quien predecía apariciones de muertos, escuchaba a los Dioses, predecía disputas y podía estar en dos lugares a la misma vez, y tenía los muslos de oro).

FILARCO, historiador ateniense del III a.C.

Cerca del golfo arábigo hay una fuente de agua con la que si alguno se moja los pies, le sucede que de forma inmediata su órgano sexual se mantiene en completa erección, y en unas ocasiones ni siquiera se distiende del todo, y en otras vuelve a su estado anterior con gran sufrimiento y cuidado.

De la India se trae una raíz blanca, con la que, tras mezclarla con agua, se untan los pies, y los individuos que han sido untados tienen es total olvido de las relaciones íntimas y se vuelven muy parecidos a los eunucos. Por ello, cuando ya son adultos, se untan y no se excitan hasta el momento de su muerte.

CTESIAS

Entre los indios crece un árbol que se denomina parebo. Éste atrae hacia él todo lo que se le acerca, como el oro, la plata, el estaño, el bronce y todos los demás metales. Atrae incluso también a los pequeños gorriones que vuelan cerca. Y si el árbol es de mayor tamaño, atrae incuso a las cabras,. el ganando y los demás animales del mismo tamaño.

EUDOXO de Rodas, autor del III a.C.

En los límites de la Céltica existe un pueblo que no puede ver de día y sí de noche.

TEOFASTRO

Las vainas pequeñas de las habas colocadas alrededor de las raíces de los árboles resecan lo que crece. Y las aves domésticas que se alimentan habitualmente de éstas se vuelven estériles. Por lo que también por esta causa y quizá por otras los Pitagóricos prohíben el uso del haba; efectivamente, produce ventosidades y resulta difícil de digerir, y nos turba el sueño.

La música consigue sanar muchas afecciones que sobrevienen al alma y al cuerpo, como los desmayos, los temores y los extravíos mentales que duran largo tiempo… encantado el cuerpo por el sonido de la flauta, que se toque durante cinco días como mínimo y al momento, en el primer día, el dolor se hará menor, y así sucesivamente.

ISÍGONO de Nicea

Los caníbales del Norte, diez días de viaje más allá del río Borístenes (Dniéper), beben los esqueletos de las cabezas humanas, y utilizan el cuero cabelludo como servilletas delante de su pecho.

Hay gente de la misma especie entre los tríbalos y los ilírios, que también embrujan con la mirada y matan a aquellos que miran fijamente durante largo tiempo, especialmente con ojos airados; y que los que más sienten su mal de ojo son los adultos. Y lo que es más destacable es que tienen dos pupilas en cada ojos.

NICOLAO de Damasco, funcionario del I a.C.

Los celtas que llevan armas de hierro llevan un modo de vida propio de la ciudad. Y es mayor el castigo por haber dado muerte a un extranjero que a un ciudadano; pues por el uno, el castigo es la muerte, por el otro, en cambio, el exilio. Y honran de forma especial a los que han adquirido la tierra en común. Y nunca cierran las puertas de las casas.

Los libios maclieos, cuando mucho pretenden a una mujer, cenan en casa de su cuñado en presencia de la mujer; y cuando han hecho numerosas bromas, la mujer se casa con el autor de aquella que le ha hecho reír.

Los atarantes libios no tienen nombres. Insultan al sol cuando sale porque trae a la luz numerosas desgracias. Y de sus hijas juzgan que son las mejores las que han permanecido vírgenes.

Los persas, lo que no está permitido hacer, ni siquiera lo dicen. Y si alguno mata a su padre, le creen un ilegitimo. Y si el rey ordena castigar con el látigo a alguien, se siente agradecido como si le hubiera tocado en suerte un bien, porque el rey se acordó de él. Reciben del rey premios por el gran número de hijos. Los niños aprenden a decir la verdad entre ellos como si fuera un saber.

(También habla de las costumbres de los espartanos)

Las mujeres de los iberos, cada año, lo que tejen, lo muestran en público; y los hombres, tras haber elegido por votación a la que ha trabajado más, la honran de manera particular. Y tienen también una medida de la cintura, y a la que no pueden rodear el vientre, lo consideran un hecho vergonzoso.

Los tríbalos forman cuatro filas en los combates: la primera, la de los débiles, la que sigue de los más fuertes; la tercera, de los caballeros, y, la última, la de las mujeres, que sirven de obstáculo a quienes emprenden la huida, lanzándoles palabras de mal augurio.

FLEGON de Trales, historiador liberto de Adriano.

En Mesenia no hace muchos años, según afirma Apolonio, sucedió que un tonel hecho de piedra se rompió por la violencia de las tempestades y después que le hubiera caído una gran cantidad de agua, y salió de él una triple cabeza humana; y tenía los dientes dispuestos en dos filas. Cuando preguntaban de quien era la cabeza, se les mostraba la inscripción: “De Idas” (héroe mesenio, argonauta, derribado por un rayo de Zeus), pues estaba grabado en él. Así pues, tras preparar otro tonel a costa del estado la pusieron en él y tuvieron sumo cuidado del héroe de los mesenios, una vez que vieron que era éste…

(Sobretodo son interesantes sus relatos fantasmagóricos, pp 166-183)

APOLONIO el gramático

También fueron afectadas por el terremoto no pocas ciudades de Sicilia y regiones vecinas de Regio. También sufrieron el seísmo no pocos de los pueblos de Ponto. Por las grietas de la tierra aparecieron cadáveres de enorme tamaño, que los habitantes locales temieron mover atónitos como estaban, pero como prueba enviaron a Roma el diente de uno, no sólo de un pie de largo sino que sobrepasaba incluso dicha medida…

No es necesario desconfiar de lo dicho, pues también en Egipto hay un lugar, Nitrias, en el que se muestran cuerpos no menores que éstos, no ocultos en la tierra sino puestos a la vista de todos… porque la naturaleza desde el principio en su plenitud generaba todo semejante a los dioses, pero con el correr del tiempo se ha ido disminuyendo también el tamaño de los seres vivos.

Cerca de Atenas hay una isla: a ésta la quisieron fortificar los atenienses. Así pues, cuando excavaron los cimientos de los muros encontraron una urna funerario de cien codos, en la que había un esqueleto de igual tamaño que la urna, sobre la que estaban inscritas estas palabras: estoy enterrado, Macrosiris, en una isla pequeña después de haber vivido cinco mil años.

(Menciona el regalo al César en Egipto de un hipocentauro, que al morir es embalsamado y enviado a Roma: tenía el rostro más salvaje que humano, y las manos y los dedos con vellos, y los costados unidos a las patas delanteras y al vientre. Sus pezuñas era propias de una caballo y duras, y sus crines rojizas…)

TIMEO

Dicen que en Iberia cuando los bosques fueron quemados por algunos pastores y se calentó la tierra bajo los bosques, el país chorreaba plata a la vista y después de un tiempo cuando tuvieron lugar además terremotos y se produjeron grietas en la superficie, la plata se encontró en grandes cantidades, lo cual proporcionó a los masaliotas unos ingresos nada exiguos.

PSEUDO ARISTÓTELES

Y dicen que los iberos que las habitan (Baleares), son tan propensos a las mujeres, que por una sola mujer ofrecen a los mercaderes cuatro y cinco hombres.

(Menciona una leyenda habitual de los periplos a Occidente: por las noches se escucha cerca de una tumba de la isla de Lípara, sonido de címbalos, tambores y una risa con estrépito y el sonido de crótalos. También describe una tormenta terrible en el estrecho de Sicilia donde el mar cambiaba de colores de todas clases).

Se dice que los primeros fenicios que navegaron hacia Tartesos obtuvieron en sus intercambios comerciales a cambio de aceite y pacotilla marina una cantidad de plata tal que ya no pudieron guardarla ni darle cabida, sino que se vieron obligados cuando partieron de aquellas regiones a componer de plata todos los utensilios de los que se servían e incluso todas las anclas.

Afirman que en el río Meandro de Asia existe una piedra llamada por antífrasis “prudente”; si alguno se la hace ingerir a alguien, se vuelve loco y da muerte a alguno de sus parientes.

ARISTÓN de Ceos, filósofo peripatético del III a.C.

Existe una fuente en Cíos de la que los que beben se vuelven insensibles; y hay sobre ésta la siguiente inscripción: Dulce es la gota del fío líquido, que hace fluir la fuente; pero es pétreo de mente el que ha bebido de ésta.

PARADOXÓGRAFO florentino

En Italia hay una laguna llamada Sábato, que cuando el agua se vuelve transparente, aparecen en el fondo numerosos cimientos y templos y una gran cantidad de estatuas; los indígenas afirman que se tragó una ciudad que existió en un tiempo. Lo mismo se dice también del lago Cimino en Italia, que existió antes una ciudad y de repente fue tragada.

DALIÓN

En Etiopía existe un animal llamado cocrota; éste se acerca a las casas de campo y escucha las conversaciones, y especialmente los nombres de los niños. Así cuando acude de noche pronuncia los nombres y cuando los niños salen son devorados.

PARADOXÓGRAFO vaticano

Los cretenses fueron los primeros que tuvieron leyes entre los griegos al establecerlas Minos; y Minos simulaba que las había aprendido de Zeus tras haber frecuentado durante nueve años un monte, el que se denominaba la gruta de Zeus.

PARADOXÓGRAFO palatino

Si alguno bebe de la fuente de Clítor, se aparta y odia la bebida del vino.

ÉFORO

Los cimerios habitaban en moradas subterráneas, las que llaman “argillas” y que se comunicaban unos con otros a través de túneles, por los que también acogían a extranjeros hacia el oráculo, instalado muy lejos bajo tierra; vivían de las minas y de la consulta de los oráculos, teniendo que proporcionarles el rey un canon. Y por la costumbre ancestral del santuario nadie debía ver el sol y sólo por la noche se podía salir de las cavernas… Mas tarde estas gentes habrían sido destruidas por un rey porque el oráculo no le era favorable, pero el santuario persiste todavía transferido a otro lugar.

DEMÓCRITO

Toante en Arcadia fue salvado por un dragón. Pues cuando niño le había alimentado y le había tomado afecto, pero su padre, como temía la naturaleza de la serpiente y su tamaño, lo había llevado a un lugar desierto, en el que precisamente cuando cayó Toante en una emboscada de bandido, la serpiente reconoció su voz y acudió en su ayuda.

La mujer es el único animal que tiene menstruación, cuyos flujos comprobados en no pocos ejemplos son considerados con justicia entre las cosas monstruosas.

Demócrito de Abdera hizo uso con frecuencia de la exhibición de su piedra puntiaguda para comprobar el poder oculto de la naturaleza en las disputas que mantuvo con los magos.

PARADOXÓGRAFOS GRIEGOS, rarezas y maravillas. ED. GREDOS, Madrid, 1996. 

Share This:

Esta entrada fue publicada en Todo y etiquetada , , , , , , , , , , , , , , , , , , , . Guarda el enlace permanente.

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *